Archivo de la categoría: Otros autores

Cristo y el coronavirus: Ven a la Roca (Cap. 1 y 2)

Estoy movido a escribir porque las probabilidades son un lugar frágil donde poner tu esperanza. Hay una mejor manera, un mejor lugar para pararse: una Roca de certidumbre en vez de la arena de las probabilidades.

Solo Cristo. Por su muerte no hay ira contra mí (1 Ts. 5:9-10). No porque yo sea perfecto, pues mis pecados, mi culpa, mi castigo cayeron sobre mi Salvador, Jesucristo. Él murió por nosotros. Eso es lo que la Biblia dice. Así que, estoy libre de condenación, culpa y castigo. Estoy seguro en el misericordioso favor de Dios. “Vivas o mueras, estarás conmigo”, dice Dios en Su Palabra.

Esto es muy distinto a descansar en lo que pudiera ser si viene el cáncer o el coronavirus. Esta es una Roca firme bajo mis pies. No es frágil, y me gustaría que fuera también tu Roca.

¿Es la Roca sólida solo en el tiempo “eventual”?

Alguien podría decir a lo anterior: “La gente religiosa como tú encuentra esperanza solo en lo por venir. Pero, ¿dónde está Él ahora, durante la pandemia del coronavirus?“.

Bueno, si no fuera el coronavirus, podría ser el cáncer o cualquier otra calamidad que viniera en cualquier momento. La Roca de la que hablo trae esperanza ahora, y la esperanza es poder en lo presente. ¿Por qué? Porque la esperanza evita que la gente se suicide – ahora. Ayuda a la gente a levantarse e ir a trabajar – ahora. Da significado a la vida diaria, incluso mientras estamos encerrados, en cuarentena – ahora. Libera del egoísmo, el temor y la avaricia – ahora. Da fuerza al amor y para tomar riesgos y sacrificios – ahora.

Así que, ten cuidado con despreciar lo por venir, porque puede ser que cuando lo “eventual” es hermoso y seguro, tu presente, aquí y ahora, es dulce y fructífero.

Mi objetivo es mostrar por qué Dios en Cristo es la Roca en este momento de la historia, en esta pandemia del coronavirus, y lo que es estar parados en su poderoso amor.

Un fundamento sólido

Escasamente alguna página en la Biblia es irrelevante en esta crisis. La fe bíblica no es un salto en la oscuridad, y se llama fe, no porque no tenga fundamento, sino porque involucra confianza.

Jesús no llamó a los creyentes ciegos, sino a los incrédulos (Mat. 15:13-14), pues “viendo, no ven”. La fe salvadora en la Palabra de Dios está basada en “ver”. Pero realmente ver.

¿Ver qué? La Biblia lo responde así: Satanás hace todo lo que puede para cegar “las mentes de los incrédulos, para evitar que vean la luz del Evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios” (2 Cor. 4:4).

En otras palabras, hay una clase de luz espiritual que brilla a través del Evangelio – la historia bíblica de la salvación. Esto no es magia. No es místico, en el sentido de ser algo que “vemos”, pero que realmente no está ahí. Jesucristo es la clase de persona divina cuya moral y gloria espiritual sobrenatural -su belleza, valor y grandeza- brilla a través de Su Palabra. Esto autentica la Escritura como verdad.

Yo creo que cada uno tiene un molde en su corazón con la forma de Cristo. ¿Por qué? Porque ningún hombre puede consolar nuestras almas en esta pandemia, de la manera que Dios puede (Sal. 34:18-19). Su consuelo es inconmovible. Es este consuelo de una grandiosa y altísima Roca en el mar tormentoso. Proviene de Su Palabra, la Biblia.


Este es un pequeño resumen de los dos primeros capítulos del libro, originalmente en inglés, “Coronavirus and Christ”, recientemente lanzado por el Pastor John Piper, para descarga gratuita en el sitio web de su ministerio, www.desiringgod.com

Continúan en el siguiente post los capítulos 3, 4 y 5.

Cristo y el coronavirus

A propósito del tema más relevante estos días, el pastor John Piper ha recién publicado un audiolibro (y también en formato PDF) llamado “Cristo y el Coronavirus”. En este maravilloso material escrito a finales de marzo de 2020, de poco más de 100 páginas, él divide en dos partes los siguientes temas principales: 1. El Dios que reina sobre el coronavirus, y 2. ¿Qué está haciendo Dios a través del coronavirus?

En la primera parte se dedica a exaltar a Dios, y a señalar sus atributos de soberanía, bondad, justicia y amor. Todo esto con el propósito de que los lectores conozcan más al Señor, y sepan que, sin importar la circunstancia, hay una confianza todo bíblica y todo segura que podemos poner en la Roca, Jesucristo.

En la segunda parte del libro hay siete puntos que el pastor Piper sugiere, basándose completamente en las Escrituras, acerca de lo que Dios está obrando a través de la pandemia; tanto para creyentes como para no creyentes.

Es una obra sencilla pero muy, muy profunda y que abre los ojos sobre lo que está pasando a la luz de la eternidad.

Al final, hay una sentida oración que todos haríamos bien en imitar.

El libro está solamente en inglés (por ahora), y está disponible para descargar gratis en www.desiringgod.org. Es por eso que me tomaré la libertad de hacer algunos posts, consecuentes a este, sobre fragmentos muy relevantes y que, tengo la esperanza, puedan ayudar a todo el que se tope con este blog a entender más la situación actual desde una perspectiva divina, y más orando que Dios tenga misericordia de muchos y los traiga al verdadero arrepentimiento y fe salvadora en Jesucristo.

 

Cristianos del Espíritu Santo oscilantes

Yo veo el pecado del futuro como el mal empleo del tiempo libre. Esto no tiene que ver nada con una oportunidad de pasarse unas semanas de vacaciones.

No es el tiempo que se emplea en un viaje turístico por Europa o por Tierra Santa. No es una excursión de caza o de pesca. No son las horas pasadas cabalgando sobre las marejadas en un acuaplano, ni deslizándose sobre patines acuáticos, ni paseando en bote o a caballo. Todas estas cosas son lícitas y buenas en sí mismas.

Yo estoy refiriéndome al tiempo que se pierde. El tiempo que uno tiene para sí mismo, para escoger qué va a hacer con él. Tiempo que pudiera ser empleado para leer la Palabra de Dios. Tiempo que pudiera pasarse en el cuarto secreto hablándole al Padre Celestial.

Veo a Satanás venir de nuevo para acusar al cristiano de los últimos tiempos:

¡Mira al cristiano de estos últimos tiempos, el enviciado con la televisión! Míralo -horas y horas dedicadas para novelas en series televisadas, comedias, deportes- pero no tiene tiempo para estar a solas con Dios.

Este cristiano desconecta a Dios con un conmutador. Va de caza, de pesca, de viaje; juega al tenis, al golf y al baloncesto. Va al cine y a fiestas, y se ha vuelto callejero, peor no tiene tiempo para leer su Biblia u orar. ¿No es este el cristiano de los últimos tiempos, que se supone que ande por la fe? ¿No es este aquel cuya fe vencerá al mundo? ¿No es este aquel que va a prepararse para los días de persecución y de caos mundial que vienen? ¿Son estos cristianos buscaplaceres sobre los cuales el fin del mundo va a caer?

El mayor pecado del futuro contra Dios no es deshonrar el cuerpo, satisfacer la carne, ni siquiera blasfemar su nombre. El pecado más grande contra Dios ahora es simplemente ignorarlo a él, en un día y una época en que él está llamando tan claramente.

Vea una evolución irónica. Los cristianos de estos últimos tiempos, que viven tanto más cerca del retorno de Cristo que los primitivos cristianos, pasan el menor tiempo de todo en su presencia.

El mensaje de juicio que viene y del retorno de Jesucristo no será comprendido por tantos cristianos, por la misma razón que por el mensaje y la sentencia pendiente no penetraron hasta el corazón de la generación de Noé – porque estaban tan enamorados del placer de comprar, vender, plantar y hacer el amor.

 

Fragmento del libro “La Visión”, de pastor David Wilkerson. Apartado “Cristianos del Espíritu Santo oscilantes”; páginas 65, 66 y 67.

Recordando a Octavio Paz

Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura en 1990, fue un ensayista y poeta nacido en Coyoacán, un día como hoy, hace 106 años.
Su obra literaria incluye más de 20 poemarios, casi 30 libros de ensayo, además de sus traducciones y obras completas, como “Libertad bajo palabra”, “El laberinto de la soledad”, “El arco y la lira”, “¿Águila o sol?”, entre otras.

Seguir leyendo Recordando a Octavio Paz

La culpa es de uno – Mario Benedetti

Quizá fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algún modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido

todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron

hasta aquí había hecho y rehecho
mis trayectos contigo
hasta aquí había apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor

con un solo pronostico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito
sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahí nomás lo dejaste
a solas con su suerte
que no es mucha

creo que tenés razón
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo

hace mucho muchísimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno

ahora estoy solo
francamente
solo

siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar
a mis lóbregos cuarteles de invierno

con los ojos bien secos
por si acaso

miro como te vas adentrando en la niebla
y empiezo a recordarte.

Mario Benedetti
10441343_318762271634660_3537963631807174329_n

Táctica y estrategia

15

Mi táctica es mirarte aprender como sos

quererte como sos

Mi táctica es hablarte y escucharte

construir con palabras un puente indestructible

Mi táctica es quedarme en tu recuerdo

no sé cómo ni sé con qué pretexto

pero quedarme en vos

Mi táctica es ser franco

y saber que sos franca

y que no nos vendamos simulacros

para que entre los dos no haya telón ni abismos

Mi estrategia es en cambio más profunda

y más simple

Mi estrategia es que un día cualquiera

no sé cómo ni sé con qué pretexto

por fin me necesites.

 

Mario Benedetti

Corazón no dejes de latir

Por Terry Baitter

 

Si tu mirada es mi luz y dejas de mirarme

Entonces quedaré envuelto en la más espesa oscuridad

Esa oscuridad fría que hoy me viene a abatir

Una petición firme, corazón no dejes de latir.

Si tu sonrisa es mi horizonte y dejas de sonreírme

Entonces la brújula de tu belleza me dejará desorientado

Quedaré con muchas ganas de seguir

Una petición firme, corazón no dejes de latir.

 fall-in-love-spells4

Si tu aliento es mi oxígeno, y dejas de compartirlo conmigo

Entonces moriré asfixiado entre lágrimas de dolor

Mirar+e de lejos esperando que entre la brisa puedas venir

Una petición firme, corazón no dejes de latir.

Si el latido de tu corazón es mi melodía y deja de latir

Entonces sufriré de la terrible sordera causada por los gritos de tu silencio

Esperaré hasta el final esa canción que mis oídos quieren sentir

Una petición firme, corazón no dejes de latir.

No te tomes el día libre

Años atrás, existía un cantante muy reconocido, que pensaba que podía cambiar al mundo con su música, introduciendo en su letraf505 los conceptos de amor y paz, pero justamente dos días antes de subir al escenario, lo buscaron unos hombres armados y le dieron dos disparos en su pierna para amedrentarlo y que él nunca más se atreviera a volver a cantar. Seguir leyendo No te tomes el día libre