Archivo de la categoría: Virgisa Escribe

Jacarandas

Dile que es de noche y que lo quiero mucho,
Que las jacarandas son bonitas,
pero que no se tarde mucho mirándolas
y ponga sus ojos a lo humano que le llama.

Dile que me gustó lo que se puso y lo que se quitó,
Lo que tiene de nacimiento y lo que no me muestra todavía.

Dile que le escribo,
Que le pienso,
Que no demore,
Que seré feliz si contesta
Y aún más si viene.

Urgencia

Parece que no basta una pandemia para que las capas vuelen.

Evidencia desgarradora de la influencia bárbara de las construcciones sociales y el miedo.

Reprime, desola, entristece, desespera.

Y no es que yo sea parte de ello, pero me callo porque, aunque lo he intentado, no hallo manera de penetrar tus capas.

Entonces, no depende de mí.

Si por mí fuera, hace rato que mis labios secos se hubieran calmado el ardor con los tuyos.

No sabes la urgencia que tengo de decirte.

Mi corazón clama al cielo, casi que con gritos indecibles, que tú y yo estemos puestos en la misma parada, esperando el mismo semáforo.

Vaya que una coincidencia así solo podría ser obra divina, porque no encuentro racionalmente otro modo.

Es algo complicado esto.

¿Por qué no me amas de una vez? Si yo te amo desde antes.

Tú eres

Una acción se vuelve hábito a los 21 días de practicarla continuamente, dicen.

¿Y si nos decimos cosas bonitas más seguido? Nos sorprenderíamos de buscar en nuestro interior y abrir un almacén repleto de pensamientos, sentimientos e intenciones hacia otras personas que, sin darnos cuenta muchas veces, tienen un asiento en nuestro corazón; algunos están a la puerta y otros mirando por la ventana. Pero están.

Hoy te digo…¿qué te digo?

Que eres un océano con mucha vida por dentro, con sorpresas y cosas que yo no imagino, y que me gustaría ver más de cerca.

Eres paciencia, eres ímpetu.
Eres sabiduría, eres juventud.
Eres humildad, eres ambición.
Eres ternura, eres firmeza.
Eres risa, eres consuelo.
Eres luz, eres intimidad.
Eres entrega, eres desapego.
Eres generosidad, eres reserva.
Eres fe, eres diligencia.
Eres templanza, eres aventura.
Eres amor y eres amado.

Tú eres.

 

Originalmente escrito el 7 de julio de 2019.

Soundtracks Sabineros en tiempos de pandemia

Les confieso que antes no me gustaba Sabina. Es más, hasta decía que quería «darle un jarabe para la tos» (jajajaja). Peeerooo…la vida da muchas vueltas, y la gente cambia. No sé, será que ya se me están «aseñorando» los gustos. Lo cierto es que desde hace un tiempo vengo conociendo al poeta de Úbeda, y ahora más, que en confinamiento por la pandemia me ha dado más oportunidad de escuchar con detenimiento, y hasta de imitar a la espectacular Mara Barros cuando le hace el previo a «Y sin embargo».

Pero bueno, el punto de este post es que mi creatividad se puso a volar y creé una playlist de canciones de Joaquincito, la cual titulé «Sondtracks Sabineros en tiempos de pandemia». ¿Que por qué se me ocurrió semejante locura? xD Porque, prestando mucha atención a las letras, descubrí que Sabina es un artista adelantado a sus tiempos, y hay frases que se adaptan muy bien al tiempo presente.

¿No me creen? Ahí les va la lista. Reproduzcan con confianza, puse las canciones en el minuto preciso 😉

1. «Cerrado por derribo»…Porque #Coronavirus

Este virus que no muere ni nos mata
Esta amnesia en el cielo del paladar…

2. ¿Y cuánto más durará el confinamiento?…«19 días y 500 noches»

19 días…19 días…19 días…y 500 noches

3. ¿Y cómo te sientes?…«Calle melancolía»

…Como una enredadera
Que no encuentra ventanas
Donde agarrarse, soy
Esa absurda epidemia
Que sufren las aceras
Si quieres encontrarme
Ya sabes dónde estoy…

4. ¿Y qué tal va el home office?…«Y sin embargo»

Porque una casa sin ti es una oficina
Un teléfono ardiendo en la cabina
Una palmera en el museo de cera
Un éxodo de oscuras golondrinas

5. ¿Y le extrañas?…«Donde habita el olvido»

Y la vida siguió
Como siguen las cosas
Que no tienen mucho sentido
Una vez me contó
Un amigo común que la vio
Donde habita el olvido

6. ¿Y si le da Coronavirus a los alguno…o a los dos?…«Contigo»

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren

7. ¡Válgame, y dicen que el encierro durará todo abril…!«¿Quién me ha robado el mes de abril?»

¿Quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
Donde guardo el corazón

¿Qué tal te pareció? Yo me divertí mucho haciendo esto, todo sea por amenizar los días, y con música es mejor. ¡Ánimo a todos y feliz inicio de mes!

De reina danzante a princesa real

Por Virginia Larrazábal

frid singTacones de plataforma, brillantes atuendos y una angelical voz que alcanza niveles de mezzosoprano, fueron en infinidades de ocasiones centro principal de incesantes flashes y deleite de eufóricas audiencias sobre escenarios que, en época de brillantes reflectores y música disco, vieron nacer y crecer la majestuosidad de una mujer que con su vibrante alegría y cuerdas vocales privilegiadas, formó parte de una de las agrupaciones más recordadas después de los Beatles, el cuarteto sueco ABBA. Seguir leyendo De reina danzante a princesa real

A segunda o tercera vista

Muchas, y cada vez más palabras se me cruzan por la mente

ahora mismo, cuando calladamente intento otra vez dejar el corazón en el papel.

No escribiré un poema como para que conmigo pases la vida entera,

ni siquiera tengo intenciones, solo emociones

que me han provocado un insomnio loco como pocos.

Mi querido, ¡eres hermoso!

Si te hablara de lo que contemplo cuando te veo pensarías que soy una impetuosa,

no es esa la impresión que quiero causar,

de hecho no fue a primera sino a segunda o tercera vista que logré admirar

tantas cualidades que adornan tu humanidad.

Me río tontamente porque sé que no es para siempre,

seguro pronto pasa y vuelvo a ser sensata,

pero mientras sucede, disfruto esta sensación grata

de creerme de ti enamorada, aunque sea solo un suspiro,

pues aquel que pierde más es el que nunca se lo ha permitido.

 

Virginia L. / @VirgisaEscribe

Mami

Ayer estuvo de cumpleaños mi mamá. «MAMI«, ¡es una palabra que encierra tanto! ¡Qué Bueno es Dios que nos dio a las madres!

Ella tiene los ojos color miel, se ríe escandaloso, se maquilla como profesional, llora cuando tiene la casa desordenada, le habla chiquitico a los gatos, madruga para despedir a mi papá y hacerme el almuerzo antes de ir a trabajar. Mami se queda despierta hasta que nosotros llegamos a la casa (mirando fotos en el facebook xD), se pone rabiosa cuando alguien me hace daño y le provoca enviarles una bomba (jajaja), pero en vez de eso me envía caritas de besitos por el whatsapp…Mami me mira con orgullo sin saber que es a mí a quien se le hace un nudo en la garganta al querer expresar el valor que ella tiene dentro de nuestra familia y cuán amada es por Dios.

Mujer virtuosa, esforzada, valiente, sensible, alegre, esa es mi mamá, la que Dios me regaló para honrarla y amar todo su ser, sus arrebatos, sus flaquezas y también sus aciertos.

Mami, feliz cumpleaños, que el Señor te bendiga, te guarde y haga resplandecer tu rostro sobre ti; que los ojos de tu corazón sean abiertos para contemplar la hermosura del Dios vivo que ha extendido su misericordia y nos ha mostrado su grandísimo amor al hacernos familia. Te amo mucho mi gordita.

mami

IMG-20150308-WA0011

Virginia Larrazábal / @virgisaescribe

Desdén

¿A qué se parece un corazón enamorado y roto? A un estómago indigestado de mariposas que se congelaron.

Y cada vez, al finalizar el día, sin faltar ninguno de ellos, tu patético desdén me quebranta la existencia.

Creo que las personas tienen el grado de influencia que nosotros mismos les permitimos que ejerzan sobre nuestra vida. Existen límites. El problema está cuando los límites representan un desligue del apego.

Te perdiste de ser dueño de mis versos,  de largas conversaciones protagonistas de un escenario de vigilias. Un suave piano toca mientras dentro de mi pecho se deshace tu mirada hoy lejana y se desploman los inventos con que soñé y nunca fueron.

No hay nada feliz en este poema, hoy déjame estar triste, porque después de tan larga faena y de lo agotado que se encuentra mi cerebro, tú permaneces como un odioso que se rehúsa a irse, aunque ya lo hiciste.

Virginia L.

Olas

 

Dicen que cuando hay luna llena las olas del mar se alborotan, volátiles, impetuosas,

rompiendo el viento y llevándose por delante la quietud de la oscuridad.

Pues no es casualidad que yo misma me convierta en una ola,

mayormente cuando tengo la costumbre de las mujeres o cuando la gripe me inunda la cabeza,

recordándome un buzón de mensajes vacío y un ausentismo gritón que me ensordece la mente.

Reconozco que a veces (o casi siempre) exagero, las olas arrastran lejos los escombros ambulantes,

seguramente pasada esta noche todo volverá a la calma, pero en este momento, solo ahora déjame extrañarte a rabiar,

voy a pensar que mi incesante pensar te produce un golpeteo que no te deja dormir.

Sí, vamos a pensar eso, de todos modos no hay poesía que haya sido escrita sin un poco de locura.

 

Virginia L.