Archivo de la etiqueta: Jesús

Solo por gracia

Ningún ser humano procurará ser salvado hasta que descubra su propia impotencia para salvarse. Esa es la gran diferencia entre el cristianismo y las religiones, porque éstas te dicen lo que debes hacer para ser acepto por Dios; el evangelio te dice lo que ya Dios hizo por ti en Cristo Jesús para salvarte.

Sí, tenemos un gravísimo problema llamado pecado, pero Dios envió a Su Hijo, al Salvador para resolverlo. ESA ES LA OFERTA DEL EVANGELIO, hay perdón en Cristo para todo aquel que se arrepiente de sus pecados y que descansa en la justicia y gracia de Jesús.

Pídele a Él hoy que te salve y transforme tu corazón, pídele que te haga percibir la condición de tu pecado, porque dice la Escritura que Dios no desprecia un corazón contrito y humillado; no serás desechado si a Él te acercas hoy.

Romanos 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Pr. Sugel Michelen.

Un clamor profundo por ti

La oscuridad no existe, dijo hace tiempo un famoso científico, es solo ausencia de luz.

Las tinieblas, por muy espesas que sean, son partidas completamente con tan solo un rayito que se cuele para alumbrar lo que está oculto, y entonces se estremece todo lo que se esconde, temeroso de que le descubran, aterrado de su porvenir, pues no son más que intrusos que se colaron y que no pertenecen a lo real, a lo bueno, a lo honesto, a lo puro…

Aún recuerdo la amargura de las lágrimas y la opresión en el pecho aquellas noches de nunca acabar, en la inquietud de un alma vacía y resquebrajada, hasta que apareció Él.

Oh sí, cuando por fin vino la respuesta, cuando Él me arropó de claridad y disipó la confusión, cuando llegó la salvación.

Como quisiera que dejaras de esconderte, que dejaras hablarte, que me dejaras ayudarte…que fueras despertado para admirar la gloria del Santo, que tus cadenas fuesen deshechas y tu gozo manifiesto de una vez por todas.

Como quisiera que te dieses cuenta de tanta misericordia sobre ti derramada, la misma que te ha sostenido; que tus rodillas se doblen delante del Poderoso, que tu vida sea limpia, que tu sonrisa sea verdadera.

Cuanto deseo que también llegue para ti el día de la redención.

 

Efesios 5:13-14 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.

Einstein

Virginia L. / @virgisaescribe

tuliP: Perseverancia de los santos

Escribiendo a los Filipenses, Pablo dice: “que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” (Fil. 1:6). Ahí está la promesa de Dios de que lo que El comienza en nuestras almas, Él tiene la intención de terminar. Así que el viejo axioma de la teología reformada por la perseverancia de los santos es la siguiente: Si lo tienes, es decir, si usted tiene una fe genuina y se encuentran en un estado de gracia salvadora, nunca lo perderá. Si lo pierdes, nunca lo tuviste.

Sabemos que muchas personas hacen profesión de fe, luego se alejan y repudian o se retractan de esas profesiones. El apóstol Juan señala que hubo quien dejó la compañía de los discípulos, y dice de ellos: “Salieron de nosotros, pero en realidad no eran de nosotros” (1 Juan 2:19). Por supuesto, estaban con los discípulos en cuanto a las apariencias externas antes de partir. Habían hecho una profesión externa de fe, y Jesús deja en claro que es posible para una persona hacer esto incluso cuando no posee lo que él profesa. Seguir leyendo tuliP: Perseverancia de los santos

tuLip: Expiación limitada o redención particular

Creo que de todos los cinco puntos del calvinismo, la expiación limitada es el más controversial, y el que engendra tal vez la mayor confusión y consternación. Esta doctrina está principalmente preocupada por el destino inicial, el plan o designio de Dios al enviar a Cristo al mundo para morir en la cruz. Seguir leyendo tuLip: Expiación limitada o redención particular

tUlip: Elección incondicional

La visión reformada de la elección, conocida como la elección incondicional, significa que Dios no prevé una acción o estado de nuestra parte que Le induzca a salvarnos. Más bien, la elección se basa en la decisión soberana de Dios para salvar a quien Él se complace en salvar. Seguir leyendo tUlip: Elección incondicional

Dios sigue siendo Dios

Me siento muy triste. Es fácil alabar a Dios cuando todas las cosas van bien pero, ¿acaso Él deja de ser Dios y digno de la gloria cuando suceden las tragedias?

Esta tarde le quitaron la vida al señor que vivía frente a mi casa, dentro de su propia residencia, y de una manera muy atroz. Mi corazón se partió en pedazos al escuchar los alaridos de dolor de su familia que lo encontró muerto, preguntando “Señor, ¿por qué?”.

Podría descargarme, como muchos harían, en contra del cinismo, la indolencia y la mala gestión gubernamental, ironizar sobre que “la inseguridad es una sensación”, y otras cosas más, pero realmente lo que me pesa ahora mismo es la depravación del ser humano y cómo éste abandonó la imagen de Dios para perderse.

Vivimos desenfrenadamente, creyendo soberbiamente que somos justos y que Dios es un permisivo que se adapta a nuestra manera de pensar y vivir, pero por no meter a Dios en todos los asuntos es que la humanidad se va por un despeñadero. No, yo no entiendo porqué pasan cosas tan horribles, mas que lo que dice el Señor en Su Palabra, que los tiempos son peligrosos y los hombres se inclinan hacia la maldad por la perversidad de sus corazones, y de ésto no me escapo yo ni tampoco usted, porque no por el hecho de que no cometamos actos tan penosos como lo que hicieron aquellos que mataron a mi vecino nos hace mejores ante Dios.

LA JUSTICIA DE DIOS SE LLAMA JESUCRISTO, Y AQUEL QUE NO SE LAVE CON SU SANGRE SENCILLAMENTE NO TIENE PARTE EN EL REINO DE LOS CIELOS. ¡Sí! La verdad es incómoda, es absoluta y no hay nada que podamos hacer, porque ni usted ni yo somos Dios y a Él le plació que la salvación fuese por gracia, a través del sacrificio de Jesús.

La biblia dice que Él se glorifica en medio de las tribulaciones, y es vasto para otorgar paz que sobrepasa todo entendimiento al corazón enlutado. Sin duda, Dios sigue siendo Dios, así le haya pasado a mi vecino, así me pase a mí o a usted, y estas palabras no las digo con ligereza, pues cada situación es para el que le pase, pero nada cambiará el hecho de que Jesucristo es EL SEÑOR, y que separados de Él NADA podemos hacer.

Ore por favor por esta familia en dolor y luto, y acérquese usted al Único que puede darle seguridad de que, pase lo que pase, su vida en Él estará guardada para la eternidad en el cielo.

Las crisis son oportunidades

Nos quejamos, porque nos pega duro la situación, pero yo creo firmemente que los pensamientos de Dios no se asemejan a los nuestros, y que nada jamás se escapa de Su soberanía. Sin duda, por la Palabra conocemos que los tiempos difíciles han sido canales que han hecho despertar a los pueblos, lamentablemente, cuando la extrema escasez, las afrentas y la desidia han consumido su tierra para meterse dentro de sus propios hogares; la dependencia a Dios no es algo que se aprende solo confesándolo, pues el fuego consume lo falso y sobrevive solo lo genuino.

Dios no es un yeso, una estatua, una fuerza mística; Dios es espíritu, y tiene un corazón cuyo deseo es que los hombres, voluntariamente, aprendan que ÉL ES, y que no hay otro por encima de Su Nombre.

Yo me arrepiento en nombre de mi país por tanta idolatría, incredulidad, mortandad, envidias, borracheras, corrupción e inmoralidad. Yo quiero que Dios extienda su mano y sane esta tierra herida, decido expulsar lo que a Dios no le agrade de mi vida, aunque eso me traiga afrenta y escarnio, porque quiero aprender amar a Dios de verdad, pues Su misericordia y gracia Él extendió primero sobre mí, que estaba perdida, y fui hallada. Por siempre la gloria sea para Jesucristo.

Sean todos bendecidos, familia y amigos, les amo. Arrepiéntanse de su manera de vivir, y busquen a Dios de corazón mientras pueda ser hallado.

Charles Spurgeon y la oración

Cuando ores al Señor, dile lo que necesitas… No vengas con una fingida modestia delante de Dios. Ve de inmediato al punto; habla honestamente con Él. Él no necesita de un circunloquio como el que usan constantemente los hombres … Declara tus necesidades con las palabras que naturalmente broten de ti. Serán las mejores palabras, puedes estar seguro de ello.

Las palabras de Abraham eran las mejores palabras para Abraham, y las tuyas son las mejores para ti. NO NECESITAS ESTUDIAR TODOS LOS TEXTOS DE LA ESCRITURA PARA ORAR JUSTO COMO JACOB Y ELÍAS LO HICIERON. Si lo haces, no los imitarías. Podrías estarlos imitando literal y servilmente, pero no tendrías el alma que sugirió y animó sus palabras. ORA UTILIZANDO TUS PROPIAS PALABRAS. Habla claramente con Dios; pide de inmediato lo que necesitas…

Hermanos, me encantaría quemar todo el cúmulo de viejas oraciones que hemos estado usando estos últimos cincuenta años. Ese “aceite que va de vasija en vasija,” … y todas esas otras citas que hemos estado fabricando, y dislocando, y copiando de hombre a hombre. Yo quisiera que vengamos a hablar con Dios, simplemente desde lo profundo del corazón. Sería algo grandioso para nuestras reuniones de oración…A menudo, porque he decidido NO ORAR SEGÚN CUALQUIER FÓRMULA CONVENCIONAL, la gente ha dicho: “¡ese hombre no es reverente!” MI QUERIDO AMIGO, TÚ NO ERES EL JUEZ DE MI REVERENCIA. ANTE MI PROPIO SEÑOR, ME SOSTENGO O CAIGO. No creo que Job haya citado a alguien. No creo que Jacob haya citado al viejo santo en el cielo: a su padre Abraham. No encuentro que Jesucristo citara la Escritura en oración. Ellos no oraban con palabras de otras personas, sino que usaban sus propias palabras. Dios no quiere que vayan recogiendo esas excelentes pero muy enmohecidas especias del antiguo santuario. Él quiere el aceite nuevo, acabado de destilar del fresco olivo de su propia alma. Él quiere especias e incienso, no de los viejos cofres, donde han permanecido por tanto tiempo que han perdido ya su olor, sino que quiere incienso fresco, y mirra fresca, traídos del Ofir de la experiencia de su propia alma.

Procuren mucho orar realmente, NO APRENDAN EL LENGUAJE DE LA ORACIÓN, SINO BUSQUEN EL ESPÍRITU DE LA ORACIÓN, y que Dios Todopoderoso les bendiga, y les haga más poderosos en sus súplicas.”- Charles Spurgeon.